Acompañamiento maternal

Uno de los momentos mas mágicos y a la vez inquietantes de la vida de una mujer y un hombre es la maternidad. 
Son momentos de grandes cambios, de preguntas, de inquietudes, de felicidad... realmente es una de las etapas mas importantes en la vida de una pareja.

La maternidad es mi vida. Y acompañar estos procesos es lo que más me apasiona.

Como doula soy mujer cinco sentidos por y para la mujer y su familia. Me limito a hacer sentir a la mujer segura, confiada, cómoda y relajada. Me ocupo de prepararla física y emocionalmente para el parto y para su futura maternidad. Intento crear un ambiente en el que poder conectar con su bebe, dejarse llevar, olvidar los miedos y confiar en su cuerpo, en su bebe y en su poder como mujer. Jamás sentencio, jamás cuestiono, jamás crítico… tu maternidad es tuya y yo acompaño porque jamás deberíamos sentirnos solas y poco comprendidas en momentos sensiblemente importantes.
Al no ser personal sanitario la comunicación que se establece es de madre a madre, respetuosa, llena de confianza y empatía. Una presencia femenina. Una mujer que conoces y con la que estableces un vínculo sin roles emocionales que condicionen.

Qué puede hacer una doula por ti?

Una doula puede estar a tu lado desde el momento de la misma concepción hasta el nacimiento del bebe y su crianza. Una doula es una persona que entiende el proceso de la maternidad, entiende la naturaleza de su fuerza y entiende la vulnerabilidad del camino. Es una mujer que conoce los sentimientos, las inquietudes y los temores y comprende la delicadeza del proceso que acompaña. 

Una doula es aquella mujer que no te juzga, que no te da opiniones ni te mira por encima del hombro. Una doula es aquella que te sostiene, que te abraza, que te hace sentir segura y que cree en ti y en tu capacidad de ser madre. Es una mujer que te empodera, que no duda. 

Una doula no sustituye a una matrona (doula no es personal sanitario ni pretende serlo). Una doula no sustituye a la pareja ni a la abuela ni a la tía. Una doula esta ahí cuando la necesitas. Una doula es aquella persona que sin lazos afectivos previos que os unan te ayuda a ver las cosas con perspectiva y te ayuda a formar tus propias ideas y a tomar tus propias decisiones.

Porque la maternidad es la gran desconocida, la gran juzgada... y allí estoy yo, si me necesitas, para ayudarte a hacer de tu maternidad una etapa mas bonita, mas libre, mas viva y mas placentera. Para eliminar de ahí esos miedos y esas dudas que no te dejan disfrutar y vivir tu maternidad en plenitud. 
Para eliminar esas interferencias que no te dejan escucharte y favorecer así el vinculo entre tu y tu bebe.

SERVICIOS ACOMPAÑAMIENTO:

La primera visita: Es para conocernos. Nos encontramos en mi espacio de trabajo o en vuestro domicilio para tener un primer contacto y presentarnos, hablamos de lo que se busca y de los servicios Doula. Luego me parece interesante que en la intimidad la pareja pueda hablar y contrastar sensaciones para tomar la decisión del acompañamiento, ambos deben sentirse cómodos y poder desinhibirse mi presencia. Una vez tomada la decisión, en cualquiera de los servicios contratados, se realiza una visita a domicilio donde se hablan de los servicios de acompañamiento, se plantea el ritmo de las visitas según las necesidades. En cualquier caso siempre con atención telefónica o vía e-mail continuada.
Embarazo: Las visitas tendrán un fin de fondo importante: conocernos y crear un vínculo especial y placentero para ambas, pero también trataremos temas como el plan de parto, escoger un hospital, prepararos en pareja (si la hay) para el parto, tratar temas de miedos, frustraciones...
Parto:  El parto es un momento sagrado que merece nuestro respeto y nuestra atención más individualizada, afectiva y sensible posible. Una mujer de parto es vulnerable pero a la vez fuerte y poderosa.
Como doula podréis contar conmigo en cualquier momento del parto siempre que lo necesitéis. Me pongo en guardia a partir de la semana 36.
Puedo ir a vuestra casa antes de decidiros a acudir al hospital o puedo acompañaros directamente al centro sanitario y entrar con vosotros (si nos dejan) o quedarme cerca por si necesitáis cualquier cosa de mí. 
Me limito a haceros sentir tranquilos, felices y cómodos intentando estar alerta ante cualquier necesidad emocional o física (una caricia, un masaje, ayudar a no perder el control de tu respiración, ayudar a cambiar de postura, darle agua...). Soy una sirviente durante todo el transcurso del parto donde mi principal y única función trata de dar soporte a la mujer de parto. Me limito a velar por la mejor percepción del parto posible y a velar por el mejor de vuestros recuerdos.

No me olvido del papa. Él, que sufre viendo a su mujer con dolores, que quiere ayudarla y no sabe cómo, que no sabe si es mejor esperar alejado o decirle unas palabras. Él, que no se imaginaba ver a su mujer rugir como un animal ni se la podía llegar a imaginar totalmente extasiada con sus propias hormonas. Él también necesita soporte aunque no lo creamos. Y además… ¡una sorpresa en el embarazo!

Post-parto: Ésta es la parte más delicada y a la vez gratificante para ambas. Ya tenéis a vuestro bebe en brazos, sois papas y mamas, os sentís quizás desbordados y llenos de dudas y temores pero yo soy vuestro sostén, vuestro paño de lágrimas si es necesario, vuestro recurso de ideas o información. Creareis ese vínculo con vuestro bebe y yo os acompañaré dando herramientas como el porteo, el masaje y ayudando con la lactancia, el sueño… Sin olvidar el apoyo logístico que cualquier familia puede necesitar en momentos caóticos. 

Os preguntareis, ¿vale realmente la pena una doula?

Eso es algo que cada uno tiene que valorar por su propia cuenta, esta claro.
La palabra doula proviene del vocabulo griego que significa sirviente o esclava. Y para mi tiene mucho sentido, pues me dedico a servir a las mamas, para lo que ellas necesiten, ya sea apoyo emocional, logístico o físico. 

Según el libro "mimando a la madre, como una doula puede ayudarte a tener un nacimiento mas corto, fácil y sano" una doula puede proporcionar varios beneficios: 
  • 50% reducción en cesáreas
  • 25% nacimiento más corto
  • 60% de reducción de peticiones de epidural
  • 40% menos uso de oxitocina sintética
  • 30% menos uso de analgésicos
  • 40% menos uso de fórceps
  • Mejora el vínculo padres-bebé
  • Mayor porcentaje de lactancias exitosas
  • Menor incidencia de depresión posparto
Un estudio de la universidad de case western reserve en cleveland, ademas, mostró que mientras el 63% de las mujeres que no tuvieron el apoyo de una doula necesitaron de una cesárea tras la inducción del parto, solo un 20% de aquellas que tuvieron a una doula con ellas la requirieron.

Porque como siempre digo: ¡La mejor epidural es un buen acompañamiento!

Podéis leer mas sobre la función de la Doula aquí.










No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Me gustaría saber tu opinión!