jueves, 16 de octubre de 2014

Qué es y para qué sirve el ritual del sueño.

RITUAL DEL SUEÑO
Para mi el ritual del sueño es distinto de la rutina diaria de un bebe.

Me explico:
Las rutinas abarcan todo el día del bebé. Abarcan las horas de siestas, comidas, baño… Son todos aquellos acontecimientos diarios que repetimos día a día del mismo modo y de una forma mas o menos predecible. 
Los rituales de los que os quiero hablar hoy son una secuencia de actos que repetimos cada día momentos o minutos antes del sueño diurno o nocturno. Los repetimos siempre del mismo modo, en el mismo orden y en el mismo sitio. 

Dichos actos repetitivos tiene como fin relajar y preparar al bebe para el momento del sueño. Además, tarde o temprano, despues de repetirlo varias veces nuestro bebe asociará ese ritual con la hora de dormir, sabrá lo que va a ocurrir y no se opondrá a ello sino que preparará su cuerpo para el momento del descanso. 
Esto no ocurre de la noche a la mañana, claro. Podemos empezar a incluir un ritual desde el primer momento de su nacimiento pero nuestro bebe no relacionará los conceptos hasta pasado un tiempo o unas semanas.
Podemos inventarnos un ritual, el que mejor se adapte a la familia y con el que mejor os sintáis todos. La clave es repetirlo. Recordad que los bebes son seres que aprenden con repeticiones sistematicas a base de relacionar conceptos. 

Os quería pasar algunas ideas o sugerencias. Puede que así aclare un poco más a qué me refiero con dicho ritual.
El baño y la cena formarían parte de la rutina diaria del bebe, el ritual es lo que viene después y lo que os cuento más a bajo.


Ponerlo a dormir


Apagar las luces. Dejar la casa con luz tenue relaja al bebé, le ayuda a entender que se ha hecho de noche y ha llegado la hora del sueño nocturno, puedes empezar a bajar persianas y la intensidad de los ruidos incluso media hora antes de acostarlo. 
Si es momento de la siesta puedes igualmente bajar persiana en el caso de que tu bebe se sobre excite demasiado con la luz y los colores. Para dormir hay que evitar estímulos


Buenas noches. Repetir al bebé que es hora de dormir mientras le llevas a su habitación no es una mala idea. Podemos ir explicándole que ha salido la luna, que se va a dormir, y darle un beso de buenas noches a papa y a mama. 


Aseo. Le cambiamos el pañal (si lleva) o le llevamos al wc para hacer un pipi si es mayor. Le ponemos el pijama, le limpiamos las encías y le lavamos la cara y las manos. Si es más mayor le lavamos los dientes.


Osito. Podemos darle un peluche o un osito gusiluz, por ejemplo, o una mantita de mano. El muñeco lo asociará al momento del sueño y podremos dárselo tanto para siestas como para la noche. Nos lo podremos llevar a todas partes para que incluso estando fuera de su lugar habitual de sueño sea capaz de relajarse.


Música. A los bebés les suele encantar la música. Puedes cantar una nana o poner una música de fondo.


Un masaje. El masaje es una forma perfecta de relajar a un bebe. Si ya lo has hecho después del baño puedes cambiarlo por unas caricias. 


Arrullarlo. Hay bebes, sobre todo si son recién nacidos, a los que les encanta ser arrullados con una mantita de cabeza  a pies. A otros les horroriza. Podéis probar. (Os contaré como debemos arrullar a un bebe recién nacido)

Damos pecho o biberón (si aun toma): Podemos sentarnos en una silla en la misma habitación, en penumbra... 


Un cuento. Esta es una opción que considero más oportuna para bebés más mayores, pero es una excelente oportunidad para pasar ratos agradables con los niños y aportarles cosas positivas además del amor por la lectura.


No es necesario que hagamos todo lo que sale en esta lista y no es necesario que sea ninguno de estos ejemplos. Nos podemos inventar un ritual nosotros mismos. Solo tenemos que ser conscientes de que deberemos repetirlo cada día, así que procurad que no sea excesivamente largo o excesivamente agobiante ni para vosotros ni para el bebe. 

Procurad que este ritual no se alargue nunca más de lo habitual. El objetivo es relajarle, prepararle para el sueño. 
Hay que diferenciar el ritual nocturno con el diurno. El nocturno puede durar 10 minutos pero si tiene que hacer una siesta no os explayéis tanto. Bastará con ponerle ropa cómoda, darle su osito, decirle que se va a dormir y poca cosa más. 
Evidentemente, después de todo esto habrá que dormir al bebe, pero de eso os hablaré en otra entrada. 

Os animo a compartirlo si os ha parecido interesante

2 comentarios:

  1. ¡Muy buenos consejos! Son las mismas pautas que he encontrado en un libro que estoy leyendo, se llama "Dormir sin llorar, el libro de la web", ¿lo conoces? Es muy recomendable, me está ayudando un montón.
    Un saludo, Yolanda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco la web pero el libro no he tenido la oportunidad aun de leerlo. Un saludo

      Eliminar

¡Me gustaría saber tu opinión!